Blog

La tasa de natalidad en el punto de mira

Written by : Posted on julio 10, 2014 : No Comments

educación infantil, salud del niño, juguetes de madera educativos para niñosNos centramos en los derechos a la salud de los niños, pero ¿y si no nacen niños? Según un artículo de Ser Padres (http://bit.ly/1nVbUG6) “Nacen menos niños que durante las grandes pestes”. Según comentan:

Las actuales cifras de población marcan tres hitos históricos: la mayor pérdida de población desde las grandes pestes, que hay menos bebés en España ahora que en el siglo XVIII y que en algunas provincias la media de edad ha sobrepasado los 50 años.

Tras 30 años de caída abrupta de la tasa de natalidad en España entre 1977 y 1998, se produce un cierto repunte hasta 2008, debido casi en exclusiva a la aportación en nacimientos de los inmigrantes llegados poco antes a España. A partir de 2009 se produce una nueva caída, tras el cese de la llegada masiva de inmigrantes, el hecho de que hay cada vez menos mujeres españolas en edad fértil, y la crisis económica. La tasa de natalidad actual es incluso peor que la que hubo durante la guerra civil y la posguerra.

En el conjunto de España, y en la mayoría de las comunidades autónomas como Asturias, Aragón, Cantabria o Extremadura, mueren más españoles de los que nacen. Murcia, Madrid y Baleares son las comunidades con más nacimientos. Los expertos como el máximo responsable de la Fundación Renacimiento Demográfico, Alejandro Macarrón asegura que “tenemos un problema tremendo” y, para solucionarlo, ve fundamental “recuperar las ganas de tener hijos”.

¿Pero donde está la solución? Como madre y habiendo sufrido las consecuencias de ello en el mundo laboral, todas las conclusiones demuestran que España no es un buen país donde tener hijos. Las guarderías públicas según la población dónde se resida tienen un coste alrededor de 350 – 400 Eur./ mensuales, debes sumar la manutención del pequeño, más vacunas (algunas no subvencionadas y muy caras), si se pone enfermo canguro, más, más, más… Además la reducción de jornada cada vez está más mal vista en un país donde ha habido muchos despidos y los empleados tienen cada vez más carga de trabajo, las políticas no favorecen ni al empresario ni a la trabajadora… ¿Nos da miedo quedarnos embarazadas? La respuesta es claramente sí.

La solución es complicada, mientras que en países nórdicos entienden perfectamente que los niños son el futuro del país, se debe cuidar a la madre y a la educación de nuestros hijos, en España no tenemos esta mentalidad. La primera reforma que debería realizarse es política. Las empresas y las familias deben tener ayudas, tanto económicas como laborales. Con las cifras de paro que tenemos en nuestro país todavía no entiendo como no existen unas facilidades extraordinarias para la empresa para suplir esos meses de baja maternal a unas condiciones muy favorables, tanto para la empresa como para el trabajador suplente.

Evidentemente también deberían existir ayudas extraordinarias para la empresa a la hora de contratar a una mujer con hijos. ¿Cuántas madres con currículums brillantes están en el paro por el simple hecho de tener un hijo? todo son problemas para el empresario.

El cambio de mentalidad es otro tema que puede tardar décadas en comprenderse, en este país nos hemos centrado en el turismo, la construcción… ¿y la educación? ¿Qué van a dirigir, ejecutar, trabajar… nuestros hijos sin una buena educación? ¿Cómo van a crecer si no puedes sentarte unos minutos al día a ayudarlos con los deberes? ¿Cómo van a desarrollar su intelecto si no podemos prestarles atención porque debemos realizar jornadas de trabajo interminables?

Cada año se habla del tema del cambio horario para favorecer la conciliación familiar pero nunca llega a realizarse. Desde mi punto de vista este sería un gran comienzo a nivel de cambio de mentalidad.

Pondré mi granito de arena para luchar a favor de las futuras madres. Hoy por hoy, a todas aquellas futuras mamás solo compartir mi forma de pensar con ellas con el único objetivo de ayudarlas. Cuando me llegó el momento, con trabajo estable y buen sueldo pensé: “Nada ni nadie va a impedir que no cumpla mis ilusiones y mis sueños, quiero formar una familia con la persona que quiero y lo haré cueste lo que cueste”. Que nada os quite vuestra ilusión.

0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.