Blog

La dificultad en pronunciar la R, su origen y soluciones

Written by : Posted on abril 29, 2015 : No Comments

educación infantil, hábitos saludables para niños, consejos saludables para niños, derecho del niño a la salud, derechos del niño a la salud, juegos divertidosLa adquisición del lenguaje es un proceso lento, muy emocionante ya que se vuelven en pequeñas copias de todo su alrededor, con avances y retrocesos. No obstante, debemos estar atentos a algunas señales que nos indican que estamos en presencia de trastornos en la pronunciación o construcción de fonemas.

Uno de ellos es la dislalia, la dificultad en la articulación de los fonemas o sonidos del habla. Existen tres tipos de dislalia:

  • La funcional, la más frecuente. Se caracteriza por un mal funcionamiento de los órganos articulatorios, debido a defectos funcionales. El niño desconoce o realiza incorrectamente el punto y modo de articulación del fonema. No sabe hacer vibrar la lengua para pronunciar bien la RR y suele reemplazar la S por la Z, o la R por la D.
  • La orgánica, se presenta por alteraciones neurológicas o cuando existen anomalías en los órganos del aparato fonador (lengua, garganta).
  • La audiógena, originadas por problemas auditivos. El niño se siente incapaz de pronunciar correctamente los fonemas porque no oye bien.

Si nuestro niño es menor de cinco años no debemos preocuparnos. Los niños aprenden repitiendo las palabras que escuchan, pura imitación. Paulatinamente irá corrigiendo y aprendiendo a pronunciar bien todos los fonemas. Este tipo de dislalia que aparece al principio del habla, recibe el nombre de infantil evolutiva.

Si los errores en el habla se mantienen más allá de los cuatro años, es conveniente consultar a un especialista en audición o a un foniatra. Será el momento de diagnosticar si produce dislalia, puesto que es incapaz de pronunciar correctamente los sonidos del habla que son vistos como normales según su edad y desarrollo. Las alteraciones más comunes son la distorsión, omisión, sustitución, inversión o inserción de fonemas.educación infantil, hábitos saludables para niños, consejos saludables para niños, derecho del niño a la salud, derechos del niño a la salud, juegos divertidos

Como padres debemos estar tranquilos porque existen tratamientos efectivos para corregir la dislalia. Por ello es importante un diagnóstico temprano.

Es una de las dislalias más frecuente y consiste en la dificultad de pronunciación del fonema vibrante múltiple RR, rotacismo. Si el problema no es muy severo y el fonoaudiólogo tratante está de acuerdo, podemos ayudar a nuestros hijos a corregir esta dislalia con simples ejercicios, presentándolo como un juego y sin aburrir al niño. Los ejercicios sugeridos son: respirar profundamente para relajar el cuerpo y la lengua; sacar la lengua llevándola hasta tocar la punta de la nariz o la barbilla, una y otra vez; colocar la punta de la lengua en el paladar superior, detrás de los dientes y moverla de derecha a izquierda y luego al revés; volver a colocar la punta de la lengua en el paladar superior, justo detrás de los dientes y tratar de expulsar el aire hasta conseguir el sonido de la letra R.

El trastorno para pronunciar la letra “r” suele ser pasajero, es una de las letras más complicadas de pronunciar junto con la “d” y la “z”, por eso es una de las últimas en adquirir, pero se corrije a medida que el niño va practicando el habla y afinando la audición.

El rotacismo no se debe a un problema de retraso ni psicológico. El uso prolongado del chupete puede ser un precedente, así como que alguno de los padres también tenga algún problema para pronunciar la “r”. Recordemos que los niños aprenden los sonidos por imitación, por lo cual es muy factible que pronuncie como lo hacen sus mayores.

Luego, hay dos causas principales. Por un lado, la más frecuente, es una mala colocación de la lengua y del aire, haciendo que el sonido no se pronuncie de la forma adecuada.

Otra posibilidad es que exista un problema físico que impida la emisión de ciertos sonidos, como frenillo sublingual, hendidura del paladar o tal vez hipoacusia. Antes de comenzar con un tratamiento es importante conocer la causa del rotacismo para saber qué camino seguir.

Es conveniente corregir la dislalia puesto que cuando el niño empiece a leer y escribir, el no poder pronunciar correctamente ciertos fonemas trae consecuencias en el aprendizaje de la lectura y de la escritura. Al no pronunciarla no la reconocen haciendo muy difícil la comprensión de la lectura. Hay niños que hasta evitan las palabras que llevan la “r” dificultando la expresión oral.

Recordad, es un trastorno que conviene tratar cuanto antes. El tratamiento es muy efectivo y da excelentes resultados. De no ser curado el problema se enraíza y es más difícil solucionarlo. Además con el tiempo, puede provocar baja autoestima, hacer que el niño se recluya, retraso escolar y en algunos casos acarrea otros defectos del habla como la tartamudez.

Cuidemos la salud de nuestros niños.

0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.