Blog

La cara oculta del embarazo

Written by : Posted on mayo 19, 2016 : No Comments

consejos de salud para niños, comer saludable para niños, consejos saludables para niños, niños y salud, derecho del niño a la salud, derechos del niño a la salud, salud del niñoEn este mundo actual se entiende el embarazo como una etapa perfecta, bonita, llena de sensaciones increíbles y momentos preciosos. Pero no todo es así.

En este mundo hay gustos para todo, opiniones para todo y sentimientos para todo. Lo único que hay que hacer es respetarse, porque así es la sociedad, llena de seres diferentes y con inquietudes distintas.

Hay mujeres que adoran estar embarazadas, todas las sensaciones que se experimentan y los cambios que sufre el cuerpo. Pero por otro lado, estamos las mujeres que detestamos estar embarazadas. A 10 semanas de tener a mi tercer hijo estoy deseando volver a ser yo, no me gusta nada estar embarazada.

Habrá mujeres que me entiendan, otras que no, pero yo quiero exponer y compartir mis motivos. Son motivos básicamente físicos que me afectan mentalmente, algo que desconocía que me afectaba de esta manera. Quizás hormonalmente haya alguna relación, pero lo desconozco.

Soy una persona que me gusta cuidarme, hacer deporte… me gusta verme bien. En mi caso, estar embarazada significa estar las 12 primeras semanas rara, con náuseas, exceso de saliva, llantos, un dolor horrible en los pechos, la preocupación de que todo esté bien… De las 16 a las 20 semanas tu cuerpo ya se deforma. Yo, personalmente, me miro en el espejo y no me reconozco, no me encuentro. Me veo gorda, fea, deformada… hay días que hasta me da vergüenza salir a la calle o hablar con la gente. Siento como mi propia seguridad en mi misma merma. No soy yo.

Llegan las 20 semanas, ya estamos a mitad del proceso y todo sigue creciendo. En mi caso aparece la famosa ciática, me cuesta dormir, los alimentos no me sientan bien, no puedo hacer deporte porque me incrementa el dolor de ciática, o me aparece dolor en la ingle, o dolor en el costado… Estoy incómoda.

consejos de salud para niños, comer saludable para niños, consejos saludables para niños, niños y salud, derecho del niño a la salud, derechos del niño a la salud, salud del niño

A partir del ecuador del embarazo la cadera se ensancha, tus piernas retienen líquido, te sueles ensanchar de hombros, los brazos son más gordos, y la cara habla por sí sola. A ello tienes que añadirle que no descansas bien, que detalles o sucesos que en tu vida normal no te alteran te revolucionan por dentro, unas veces deseas a tu pareja con todas tus fuerzas y otras solo estirarte en la cama y dormir. Pero a la vez, todos estos cambios físicos en tu cuerpo alcanzan el punto más alto, alterando totalmente el aspecto y las cualidades del cuerpo. Se teme no sólo por la pérdida de un cuerpo conocido, sino también por el efecto que pueda tener esto en la pareja, a quien se teme dejar de agradar.

No me gusta estar embarazada 3En mi caso, no puedo evitar pensar que hace 1 año me podría haber comprado un vestidito de verano mono, y ahora no me apetece comprarme uno XXL y con nada me veo bien. A todo ello hay que añadirle que aunque con mis dos primeros hijos me recuperé bien, con este no sé qué pasará. Me preocupa. Todo se me hace cuesta arriba.

Luego vendrá el parto, según mis experiencias anteriores lo más fácil de mis embarazos. Pero seguidamente llegará un momento muy difícil, el postparto. El postparto no es sólo una cuarentena. El postparto puede alargarse meses. Puede que te recuperes físicamente, pero no te recuperas hormonalmente, estás alterada. Después de tener al bebé habrá pérdidas, todo tiene que volver a su sitio y tienes que reencontrarte con tu misma. La lactancia en mi caso es muy dolorosa entre los 30-40 primeros días, el sueño escaso y las visitas se hacen pesadas. Para mí, el postparto dura aproximadamente 1 año. Hasta pasado 1 año no consigo ser yo de nuevo, verme bien, sentirme recuperada. Sentirme yo, la de siempre.

Por suerte, el ser que nace de ti, fruto del amor con tu pareja, pasa a ser una persona a la que quieres con locura, un amor increíble e inexplicable que consigue borrar todas las molestias del embarazo.

A 10 semanas de tener a mi tercer bebé, confieso que aunque no soporto estar embarazada, quiero con locura a mis hijos, a mi pareja y a la familia que he formado junto al amor de mi vida. Este sentimiento, difícil de explicar, puede con el embarazo y el postparto. Me encanta ser madre y compartir cada momento con ellos y en familia.

0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.