Blog

Game-Based Learning (GBL), el aprendizaje basado en el juego

Written by : Posted on octubre 9, 2014 : No Comments

niños y salud, consejos saludables para niños, educación primaria, educación infantilEste jueves estamos realmente muy agradecidos por poder contar con la colaboración de Marc Giordano, monitor y director de actividades en el tiempo libre durante más de una década. Ha trabajado haciendo talleres y jornadas en escuelas, colonias, casales, etc. Una experiencia con niños de diferentes edades en etapa escolar y preescolar en actividades lúdicas.

Marc Giordano nos comenta cuatro pinceladas sobre el Game-Based Learning (GBL), el aprendizaje basado en el juego, esos juegos y juguetes de toda la vida que hacen volar la imaginación y ayudan al desarrollo del niño.

El concepto de aprender jugando es muy antiguo, pero durante las últimas décadas, se han hecho grandes avances en lo que se refiere al juego como estrategia de aprendizaje. Son evidentes los beneficios descubiertos, desde el desarrollo cognitivo hasta el fomento de sus habilidades sociales, tales como: la comunicación, el trabajo colaborativo, la resolución de problemas y el desarrollo del pensamiento crítico.

El aprendizaje basado en juegos, cuyo término formal en inglés es Game-Based Learning (GBL), se entiende como el fenómeno que conjuga el aprendizaje con los juegos, con el fin de apoyar y mejorar el aprendizaje. Este aprendizaje está clasificado como una rama de los juegos que se ocupa de asumir los objetivos de aprendizaje desde otros entornos. Estos están diseñados para dar estrategias innovadoras que potencien la capacidad del aprender jugando y al mismo tiempo permita resolver problemas relacionados con su realidad.

niños y salud, educacion primaria, educación infantil, hábitos saludables para niñosExisten muchas situaciones cotidianas que ayudan al desarrollo como abrocharse los zapatos, pelar una mandarina… y encontraríamos muchos ejemplos de diferentes juegos y juguetes que ayudan al desarrollo motriz y cognitivo así como el desarrollo físico y psicológico de un niño. Algunos ejemplos de juegos que desarrollan las capacidades de nuestros hijos son:

Juegos de mesa como los juegos de memoria, donde el objetivo es juntar dos objetos, imágenes iguales entre un grupo de posibilidades, (juego para niños a partir de 2 años), dónde el niño desarrolla la atención y la memoria.

Otro ejemplo de juego de motricidad es la bicicleta sin pedales, ayuda a nuestros pequeños a mantener el equilibrio, dándoles seguridad y autonomía.

Para Jean Piaget, un epistemólogo, psicólogo y biólogo suizo, creador de la epistemología genética, famoso por sus aportes al estudio de la infancia y por su teoría constructivista del desarrollo de la inteligencia; el juego constituye una de las manifestaciones más importantes del pensamiento infantil ya que, a través de él, el niño desarrolla nuevas estructuras mentales a lo largo de sus distintas etapas evolutivas. En este sentido distingue entre juegos motores o de ejercicio, juegos simbólicos y juegos de reglas.

Lev Vigotsky, fue un psicólogo ruso de origen judío, uno de los más destacados teóricos de la psicología del desarrollo. Vygotski señalaba que la inteligencia se desarrolla gracias a ciertos instrumentos o herramientas psicológicas que el/la niño/a encuentra en su medio ambiente (entorno), entre los que el lenguaje se considera la herramienta fundamental. Estas herramientas amplían las habilidades mentales como la atención, memoria, concentración, etc. De esta manera, la actividad práctica en la que se involucra el/la niño/a sería interiorizada en actividades mentales cada vez más complejas gracias a las palabras, fuente de la formación conceptual. La carencia de dichas herramientas influye directamente en el nivel de pensamiento abstracto que el niño pueda alcanzar.

Vygotski, por su parte, subraya que los dos elementos que caracterizan al juego son la circunscripción del juego a una esfera imaginaria y la existencia de reglas. Él también clasifica los juegos en tres grandes grupos a lo largo de su evolución en: juegos con distintos objetos, juegos constructivos y juegos de reglas.

En conclusión, jugar es clave para el desarrollo de los niños, sobre todo en las edades más tempranas, y es recomendable hacerlo en compañía de los padres. Cuando los pequeños juegan agudizan sus sentidos -el tacto, la vista y el oído son básicos para ellos-, agilizan el movimiento de pies y manos, y fortalecen su capacidad mental y de concentración. Pero esta actividad no sólo debe ser un mero entretenimiento, sino que ha de cumplir dos objetivos: convertirse en uno de los principales hilos conductores del amor entre padres e hijos y, al mismo tiempo, tener una vocación educativa. Para que esto sea posible, el padre y la madre deben aprender a jugar correctamente con los niños e incluso a diseñar variantes del llamado ocio didáctico.

0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.