Blog

El hipo en los bebés. Causas y consejos saludables para nuestros niños.

Written by : Posted on noviembre 27, 2014 : No Comments

consejos saludables para los niños, derechos a la salud del niño, niño y salud, consejos saludables para los niñosEl hipo es una contracción espasmódica, involuntaria y repetitiva del diafragma y los músculos intercostales que provoca una inspiración súbita de aire. El diafragma es un músculo fundamental para la respiración de los mamíferos, cuando se contrae, el tórax se expande y el aire entra en los pulmones a través de la tráquea (inspiración). En cambio, cuando se relaja, el tórax se contrae y el aire sale de los pulmones a través de la boca y la nariz (espiración).

El nervio frénico controla la contracción y relajación del diafragma. Si el nervio frénico envía impulsos anómalos, el diafragma se contrae de forma repentina provocando una inspiración súbita anormal y el cierre brusco de la glotis, produciendo el hipo.

Mediante ultrasonidos se ha demostrado que el feto puede tener hipo a partir de las 8 semanas del comienzo de la gestación, antes de que aparezcan los movimientos respiratorios. Según algunas hipótesis, los movimientos de hipo en el feto preparan los músculos respiratorios para realizar su función inmediatamente después del nacimiento.

Tras el nacimiento ni el sistema nervioso ni el sistema digestivo de nuestro bebé han alcanzado su madurez, por lo que si se presenta cotidianamente el hipo no debemos alarmarnos. La probabilidad aumenta si el niño es prematuro, pues este podrá llegar a sufrirlo hasta cuarenta minutos diarios.

Según algunos estudios, un 80 por ciento de los bebés recién nacidos llegan a experimentarlo. Son inofensivos y no requiere tratamiento ni demasiada atención. De la misma forma repentina que aparece el hipo, se desaparece. Su frecuencia va disminuyendo a partir de los seis meses de edad del bebé.

Los bebés ingieren en cada toma gran cantidad de leche, por lo que es fácil que el estómago comprima las paredes del abdomen especialmente la del lado izquierdo y estimule el nervio frénico. Este estímulo provocará las contracciones espasmódicas del diafragma, aunque otras situaciones pueden igualmente favorecer su aparición.

Son raros los casos en que el hipo está causado por una afección crónica o grave. Esta contracción involuntaria del diafragma que dura entre diez y treinta minutos puede sobrevenir simplemente al llenarse el estómago, aunque se verá favorecida si el niño retiene los gases, traga aire al alimentarse o está expuesto a enfriamientos, por lo que debemos tomar algunas precauciones para evitarlo.

Para evitar que tu bebé acumule gases procura que no ingiera aire en sus tomas, para ello deberás asegurarte de que agarra bien el pezón o de que la tetina del biberón es del tamaño adecuado y se ajusta bien a su boquita.
consejos saludables para los niños, derechos a la salud del niño, niño y salud, consejos saludables para los niños
No dejes que el niño mame deprisa o con ansia. Es conveniente que hagas una pausa si esto sucede, así podrás lentificar su ritmo. Debes aprovechar este descanso o el cambio de mama para ayudarle a expulsar los gases, y no olvides nunca hacerlo cuando termines de darle su comida. Muchas madres consiguen hacer desaparecer el hipo simplemente poniéndose de nuevo al bebé al pecho ya que así el bebé consigue calmarse.

Una bajada de temperatura en el ambiente puede igualmente provocar el hipo, así pues evítale las corrientes de aire sobre todo al bañarlo y procura que siempre esté abrigadito y que su biberón no se enfríe para que lo tome a la temperatura idónea. Asegúrate asimismo de que su pañal esté siempre seco.

Aunque aparezca varias veces al día y dure cerca de media hora, si el hipo no causa molestias a tu hijo ni le impide alimentarse o dormir no te preocupes. Deberás comentarlo con su pediatra si le dura más de tres horas diarias, si es tan molesto como para que el niño siempre acabe llorando o si tiene fiebre.

Acude con tu hijo al médico o a urgencias cuando el hipo persista más de 24 horas, pues podría tratarse de otitis, asma o bronquitis, y en algunos casos aislados de meningitis o tumores cerebrales. La introducción de un cuerpo extraño en el oído también puede causar el hipo agudo.

En conclusión, se trata de:

  • Un proceso benigno y transitorio que suele durar pocos minutos. El bebé no siente dolor ni molestia alguna cuando tiene hipo. Muchos bebes consiguen dormirse incluso con hipo.
  • Los episodios de hipo son habituales en niños sanos y no requieren atención médica.
  • Si el hipo dura más de 24 horas se recomienda ir al médico para descartar problemas digestivos, neurológicos, pulmonares o psquiátricos.

Espero que saber las causas y algunos consejos saludables para hacer desaparecer el hipo de nuestros niños, os sean de gran ayuda.

0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.