Blog

Educar no es tarea fácil: comentarios que hieren

Written by : Posted on octubre 30, 2014 : 8 Comments

salud y niños, derechos a la salud de los niños, educacion infantil, derecho a la salud del niñoEducar es una de las tareas más difíciles a las que nos enfrentamos los padres. Queremos que nuestros hijos crezcan felices, bien educados y no les falte de nada, y queremos hacerlo tan bien y con tanto amor, que los comentarios desafortunados nos ofenden.

Lamentablemente la educación y la forma de tratar y hablar a nuestros hijos está en boca de todos.

Este post del blog es un recopilatorio de comentarios y acciones de mis amistades más cercanas. Durante unos días recibí miles de mensajes y hasta hicimos terapia desahogándonos. Mi objetivo en este post es que podáis comprobar que todos recibimos este tipo de comentarios, probablemente os sintáis reflejados en muchos y espero que compartáis también los vuestros.

Este es el recopilatorio de lo que más nos saca de quicio como padres:

“Me saca de mis casillas cuando sobretodo mi suegra y mi padre repiten las órdenes que les doy a mis hijos, ¿mis órdenes no valen cuando ellos están delante? Además aumenta su marranería al ver tanta orden repetida por tanta gente. ¡Con una vez basta! ¡Y más si lo ha dicho su madre!”

“Me revienta cuando mis padres se enteran de que mis hijos se han portado mal en alguna ocasión y dicen, “pues con nosotros esto no lo hacen”, claro, nosotros sus padres no sabemos controlarlos, ¿no?”

“Cuando mi primer hijo nació, recibimos una visita de unos buenos amigos. Él se emperró en querer despertar al niño para cogerlo. ¡Que manía! ¡No me gustaba que lo manosearan tan chiquitín y menos que lo despertaran! Luego les salió un niño llorón que cuando dormía no se podía decir nada… “

“Cuando vivía en Corea la gente cogía a mi primera hija ¡sin conocerme! No lo soportaba… tan chiquitines, mi niña, con tanto virus por el mundo…”

“Una de las tantas veces que mi hijo se mojó el pantalón al salírsele el pipi del pañal, mientras lo recogía todo, un familiar lejano decidió coger al niño sin preguntar ni nada… ¿Por qué hacen eso? ¿Tanto cuesta preguntar? Evidentemente me salió la vena chunga y le dije a mi pequeño bebé, “Ven con mamá cariño”. ¡Y punto!”

“No entiendo por qué la gente de la calle me dice cosas sobre mi hijo sin yo haberles pedido su opinión… que si mi hijo debería llevar chupete… o si la niña tiene frío o calor…”

“A mí me hacía mucha rabia que cuando se me estaba acabando la baja maternal me preguntaran: ¿Cuándo te incorporas a trabajar? Que manía la gente con ponerte a trabajar con tu bebé aún tan pequeño…”

salud y niños, derechos a la salud de los niños, educacion infantil, derecho a la salud del niño“Me molesta cuando mis padres riñen a mis hijos delante de mí. Si yo estoy delante es mi trabajo decidir si reñirlos o no, y cómo hacerlo.”

“No soporto la gente que se pasa el día quejándose de lo sacrificado que es tener un hijo.”

“Me molesta cuando la chica que cuida a mis hijos me dice que me estoy equivocando llevando a mi hijo pequeño a la guardería con lo pequeño que es.”

“Me enfado cuando por culpa del trabajo llego de mal humor a casa y mis hijos lo notan.”

“No soporto cuando los clientes no respetan mi vida personal y me llaman pasadas las 20h.”

“Me pongo muy triste y a la vez me enfado mucho cuando me he quedado trabajando sin poder ver a los niños esperando una llamada de un cliente que al final no ha llamado.”

“Me molesta cuando mi jefe no se acuerda que ese día tengo reducción de jornada.”

“Me sobrepasa cuando mi suegra me hace sentir culpable cuando no hemos ido a verla suficientemente a menudo.”

“Me hiere cuando la gente pone en duda la capacidad de mi marido para ocuparse de nuestra hija por el simple hecho de ser un hombre.”

“No soportaba que todo el día me preguntaran que haría cuando volviera al trabajo. ¡Pues ni idea! Dejad de preguntarlo, no veis mi cara de agobio?”

“Es increíble que la gente culpe cualquier cosa que haces a las hormonas. Somos algo más que un contenedor de hormonas.”

“Me revienta que me digan que estoy loca por dejar el trabajo. Pues sí, he decidido ser feliz, o como mínimo intentarlo ahora que mi hija es pequeña, y dejar algo que me hace ser muy infeliz a cambio de dos duros. Y no soy una vaga ni pretendo ser mujer florero.”

“Odiaba que me dijeran: la tienes todo el día enchufada a la teta. ¡Pues si! ¿Dónde está el problema?”

“No podía soportar comentarios como: ¿ya la sacas a pasear? ¡Pero si es muy pequeña! No debería salir de casa!”

“Me molesta que cuando vamos a una tienda con mi marido a comprar cosas para la niña sólo me pregunten a mí, como si yo tomara las decisiones de forma unilateral. Es nuestra hija, de los dos, y nos gusta decidir por igual.”

salud y niños, derechos a la salud de los niños, educacion infantil, derecho a la salud del niño“Cuando mis hijos eran pequeños me sacaba de quicio cuando sin ningún motivo los hacían enfadar, escondiéndoles los juguetes o tonterías por el estilo.”

“No entiendo porque hay gente que te habla como si fuera tu hijo, por ejemplo diciéndote con vocecita absurda: ¡Mama que tengo hambre!”

“Que pesadas las abuelas que te paran por la calle y les tocan las manos a los niños. ¡Que las manos están siempre en la boca señoras! ¡Hasta hubo una que le quitó la mano de la boca a uno de mis hijos porque hacía pipa!”

“¿Y los padres? Si les dices como tienen que hacer las cosas con los niños (dado que tú estás todo el día con ellos) se enfadan, y si no se lo dices no paran de preguntar cosas como: ¿de cuánto hago el biberón? Pues como cada día!”

“La mejor -este niño tiene hambre-. ¿Qué pasa? ¿Siempre que lloran tienen hambre? ¡Y ala! Solucionado, ¿no?”

“Qué cansina la típica pregunta: ¿Y el segundo para cuándo? ¿Ahora a por la niña? ¿A ver si tienes la parejita? ¡Qué pesada la gente!”

“Y si no tienes hijos… ¡Se os pasará el arroz! ¡A ver cuando espabiláis!”

Os invito a todos/as a compartir aquello que os molesta. Como dice el buen dicho “Mal de muchos consuelo de tontos”. Quizás será así, pero una servidora se ha sentido identificada y comprendida realizando este Post, y comprobando que no soy la única que se molesta o sufre con según que comentarios y actitudes.

8 comments

  1. cristina on said:

    Pues a mi me repatea tener que respetar los horarios y costumbres de los hijos de los demas y que luego los de mi hija se los pasen por el forro y encima se ofendan si les dices algo!!

  2. Nico Martín on said:

    Jamás entenderé a las madres que llevan a sus hijos al parque y se quedan fumando y pasando de todo a las puertas del parque… Ocúpate de tu hijo mujer! Que es un poco salvaje! Te requiere a gritos!

  3. A mi me pone de los nervios cuando mis hijos hacen alguna y me dicen que les de un cachete en el culo para que no lo hagan más.
    Nosotros hemos optado por otro tipo de educación.

  4. Me pone de los nervios cuando viene la típica sabionda.
    Mi segunda hija no quiere el chupete, y no soporto el típico o típica que viene y dice «déjame que lo pruebo yo» como si fuera tonta y no supiera ponerle el chupete. Pero bueno!

  5. No soporto a los padres que van detrás de los niños a 20 cm de distancia como mucho para que no se rompan! No les pasa nada si tropiezan, eh?!

  6. Felicidades por el Post y por la Web!
    Yo no soporto los típicos que hablan a los niños con prisas cuando no hay ninguna necesidad, por ejemplo: «corre ponte esto», «corre come»… que manía con el correr! Luego cuando se tenga que correr de verdad no correrá…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.