Blog

El drama de la conciliación familiar

Written by : Posted on diciembre 19, 2016 : No Comments

En los últimos días se ha hablado mucho sobre la conciliación. Un drama que ha hecho mucho daño en este país. Hace unos días escuchaba a una eminencia que decía «el día que la maternidad esté premiada y no penada, este país progresará».

No puedo estar más de acuerdo. Debemos entender que:


1. La base de un país es la educación. La educación es aquéllo que los padres deben enseñar a sus hijos. Con su ejemplo, con tiempo con ellos. Niños que puedan aprender a su ritmo, sin estar estresados por exceso de extraescolares o las mil virguerías que sus padres deben hacer para conciliar.
2. Los niños que saben estar, respetan, muestran interés por aprender, sus padres se pueden preocupar por ellos… Esos niños algún día igual serán doctores especializados, los maestros que formaran a otros para progresar… O incluso políticos con conocimientos, idiomas…
3. Para conciliar ambos progenitores deben tener las mismas condiciones. Es decir, si actualmente la madre tiene 16 semanas de maternidad + 15 días de lactancia, el padre también. El día que consigamos esa igualdad, las mujeres dejaremos de pagar un precio tan grande por ser madres (laboralmente hablando).

 

Ese día, tanto padres como madres, podremos conciliar la vida laboral con la vida familiar y pasar ese tiempo tan necesario con los nuestros.

Ese día jugaremos las mismas cartas, y esperemos que entonces se acaben las injusticias que sufre toda mujer en edad fértil.

Ese día, en el que todos entenderemos que los hijos tienen un padre y una madre al 50%, ese día, empezaremos a crecer como país.

Cuatro semanas de baja paternal a partir del año que viene es un gran comienzo.

Lo celebro, lo aplaudo y me quito el sombrero al que ha empezado a trazar este camino con el objetivo que tanto necesitamos. Conciliar a partes iguales.

Quiero añadir, que el día que aprendamos a conciliar también deberemos aprender a trabajar algunos días desde casa. No siempre se podrá, pero cuando así sea, los empleados deben ser organizados, leales y fieles; y por otro lado los superiores deberán confiar en los suyos.

Una vez más, pensando en lo mejor para nuestros niños.

0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.